Ciudauto, Concesionario Oficial Peugeot en Ciudad Real

Noticias

¿Por qué el león es el emblema de Peugeot? Tres siglos de historia industrial le amparan

¿Por qué el león es el emblema de Peugeot? Tres siglos de historia industrial le amparan

En el pasado Salón de Ginebra, Peugeot presentó orgullosamente un mastodóntico león de 12,5 metros de longitud y 4,8 metros de altura, una obra cumbre realizada por el pionero Peugeot Design Lab pero, ¿por qué un león?, ¿por qué ha acompañado a todos los productos Peugeot durante tres siglos, conformándose como testigo excepcional del desarrollo industrial humano?

 

Peugeot es la marca automovilística en activo más antigua del sector, con 160 años a sus espaldas. Un largo periodo de la historia del desarrollo industrial en el que la marca francesa ha estado siempre presente de muy diversas maneras: sierras, herramientas, tractores, molinillos, bicicletas, motos… y, por supuesto, automóviles.

 

Una variedad de productos única, compartida por muy pocas marcas actuales, en la que siempre se repetía un elemento común: el logotipo del león. Desde 1858, cuando Emile Peugeot, padre del futuro fundador de la marca Armand Peugeot, registró el león como símbolo de una emergente compañía industrial, este imperioso animal ha encabezado todo producto salido de la factoría Peugeot.

 

Por aquel entonces, las sierras eran la estrella en la casa francesa, famosas por ser resistentes, flexibles y rápidas en el corte, igual que los dientes, espinazo y agilidad de este felino animal, de ahí que Peugeot adoptase esta simbología y la registrase en el Conservatorio Imperial de Artes y Oficios de Francia.

 

Desde ese momento, el logotipo de Peugeot ha pasado a ser fiel reflejo de las corrientes artísticas de cada instante histórico, y testigo de los eventos que han cambiado la identidad humana durante los siglos XIX, XX y XXI.

 

El primer león conocido es el que aparece posado en una flecha mirando hacia la izquierda, invitando a un movimiento de la sierra hacia esa dirección. Aparece en 1872, y se va implantando en otros productos de la marca como molinillos (1881), bicicletas (1882) y motos (1898). Curiosamente el primer automóvil fabricado por Peugeot, el Serpollet-Peugeot (1889), no lució el león en su frontal. Se tuvo que esperar hasta 1905 para ver esta circunstancia, utilizándose el mismo logotipo del león sobre la flecha.

 

En 1923, los escultores Marx y Baudichon dieron un paso más para la marca. Siguiendo los patrones artísticos de la época, el león pasaría a ser tridimensional y funcionaría como tapón para el radiador de todos los automóviles Peugeot con dos versiones: el león dispuesto a saltar, y el león rugiendo.

 

En los años 30, Peugeot adoptó una estética más aristocrática, común en todos los vehículos por aquel entonces, símbolo del desarrollo industrial como elemento diferenciador entre clases sociales. La cabeza del león con las fauces abiertas coronaba la calandra de modelos míticos como el Peugeot 301, 401 y 601.

 

El mismo emblema, pero más estilizado seguiría siendo el patrón normal en los modelos de los años 40, destacando el Peugeot 402, el automóvil que cambiaría la historia de la casa, y que recibió el nombre popular de ‘el cohete de Sochaux’, ciudad francesa donde se ubicó la primera factoría de Peugeot para la fabricación casi en exclusiva de vehículos.

 

En 1948, el logo de Peugeot adoptó un estilo heráldico y, por primera vez, mostraba el león apoyado sobre sus dos patas, recordando el estilo actual del mismo. Además, en modelos como el Peugeot 203, el bisabuelo del actual 208, el emblema se puede ver por primera vez en el volante, manteniéndose hasta la década de los 60, cuando por motivos de seguridad -era demasiado grande y volátil- se volvió a modificar.

 

Llega Pininfarina, y con ellos el moderno Peugeot 404, con un nuevo logo del león más imponente y con las crines al viento. Es un momento de libertad cultural en la práctica totalidad de Europa, imperaba el movimiento ‘hippy’, y aparece la inscripción de Peugeot junto al león en tonos dorados. Ya en el 68, con la gran berlina de la marca -el Peugeot 504- este león tan brioso se dejó de “encorsetar” en el característico marco que le había acompañado durante décadas.

 

Fue un período de trazos más minimalistas y depurados, quitando elementos superfluos hasta desembocar en lo que se ha conocido como el ‘león de alambre’, una figura delineada que, desde 1975, ha liderado los frontales de modelos con los que los amantes del motor han ido creciendo, como el Peugeot 604, el 306 o, sobre todo, el Peugeot 205, icono de la década de los 80.

 

Las siguientes revisiones del emblema de Peugeot, en 1998 y en 2010, han ido redondeando y limpiando las líneas, creando formas y texturas con relieves metálicos dando la sensación de firmeza y solidez, grandes paradigmas de la marca francesa en sus modelos actuales. Aparece sobre el capó de los mismos, aunque en los modelos más actuales como los SUV 2008, 3008 o 5008 y en el avanzado Peugeot 508 esta tónica parece haberse olvidado situándolo de nuevo en el centro de la calandra, creando formas junto a la rejilla delantera, un guiño en toda regla a dos siglos de, probablemente, el logotipo más reconocible del mundo del motor.

 

 

 

 

Peugeot

Una experiencia de conducción intensa y tecnológicamente avanzada, un diseño elegante y un elevado nivel de calidad constituyen el compromiso de la marca ante sus clientes y contribuyen a la emoción que proporciona cada Peugeot.

Presente en casi 160 países con más de 10.000 puntos de contacto con el cliente, las ventas de Peugeot han crecido un 10,4% en 2016, alcanzando 2.119.845 vehículos comercializados en todo el mundo. Peugeot aúna Exigencia, Elegancia y Emoción, con el objetivo de ser la marca generalista de alta gama con vocación mundial.

Iniciada en 1889, la historia automovilística de la marca ha sumado este año una nueva victoria en las pistas del Rally Dakar con el Peugeot 3008DKR Maxi.